Poniendo en contexto la música: el origen del Music Hall

Los orígenes del Music Hall

Antiguo Music Hall

El Music Hall se remonta a las tabernas y cafeterías del siglo XVIII en Londres, donde los hombres se reunían para comer, beber y hacer negocios. Los intérpretes cantaban canciones mientras el público comía, bebía y se unía a los cantos. Hacia 1830 las tabernas tenían cuartos dedicados a los clubs musicales.

Salas de canciones y cenas

En 1830 abrieron los primeros locales de canciones y cenas. Se servía comida caliente y entretenimiento hasta las primeras horas de la mañana.
Lugares como The Coal Hole, de la Strand en Londres pronto desarrollaron una reputación increíble. En la sala de Canciones y Cenas de Evans en Covent Garden se pagaba a los cantantes 1 libra por semana y bebida gratis. La estrella de la canción de Evans era Sam Cowell
Sam Cowell fue criado en América, pero llegó a Gran Bretaña en 1840, donde trabajó como actor en Escocia y luego en Londres. Después de unos cuantos años de duro trabajo en el teatro, Cowell comenzó a moverse en las canciones de comedia en las salas de música.
Las tabernas, los salones y las salas de la cena fueron lugares ruidosos y difíciles para los cantantes. El público charlaba a lo largo de los actos y podía ser muy indisciplinado a menudo arrojando cosas a los artistas – botellas, botas viejas, incluso un gato muerto.
En algunas salas, las botellas llevadas por los camareros estaban encadenadas a las bandejas y la orquesta estaba protegida de los misiles por rejillas de acero.
Mientras que a las mujeres de la clase media no se les permitía entrar en las salas de canción, las mujeres de la clase trabajadora iban a las tabernas. En los primeros días solían acompañar a sus maridos y traer consigo a sus hijos e incluso a los bebés. Charles Dickens lo denunció en alguno de sus artículos y escritos.

La Taberna The Green Gate

La taberna The Green Gate en la ciudad de Londres era una clase de teatro/pub Victoriano. Muchso de estos lugares se centraban en ser el entretenimiento para una clase u otra, nunca se mezclaba la procedencia del público.

The Borough Music Hall

El Borough Music Hall fue construido en Union Street, Southwark antes de 1850. En sus primeros años se conocía como Salmon Concert Room o Public House, el Alexandra Music Hall y el Raglan Music Hall. Se quemó en 1871, fue reconstruido en 1872, quemado de nuevo en 1883, y fue reconstruido de nuevo en 1887.
En este tipo de lugar más pequeño la audiencia podría estar muy cerca de los intérpretes. Esto ayudó a mantener una intimidad entre los visitantes regulares y los artistas.
No es una casualidad que este lugar se quemara tantas veces, las regulaciones de fuego de la época eran relajadas. La audiencia podía sentarse en las mesas, donde podían comer, beber y fumar mientras disfrutaban del entretenimiento.

The Eagle

The Eagle, en City Road, Londres, era una taberna de East End en la esquina de City Road y Shepherdess Walk que presentaba entretenimiento musical regular.
Incluso existe un poema infantil en el que un padre gasta su salario semanal en los music halls y luego tener que empeñar su comadreja para recaudar dinero adicional. La “comadreja” se piensa que se refiere a un equipo en la industria de la costura. La confección fue una de las principales ocupaciones en el East End de Londres.
The Eagle fue uno de los primeros Music Hall. Marie Lloyd, que se convertiría en una de las mayores estrellas de salas de música, apareció allí en 1885, a la edad de 14 años.

Music Hall

Los primeros Music Hall

The Canterbury Hall

El Sr. Charles Morton abrió el primer Music Hall construido a propósito, The Canterbury Hall, en 1852. Cabían 700 personas. El público estaba sentado en mesas y se servía comida y bebida durante toda la actuación, que tenía lugar en una plataforma en un extremo de la sala, bajo la supervisión del presidente, el vocalista John Caulfield.
La entrada valía seis peniques y la estrella era Sam Cowell. Tan grande fue el éxito de Cowell que Morton tuvo que construir una sala más grande en el mismo sitio. La sala más ornamentada se abrió en 1856 con candelabros, balcón y exposición de arte. Cabían 1.500 personas. La entrada era de seis peniques en platea y nueve peniques en la galería.

Jueves de las señoras

Morton alentó a las mujeres a ir su sala de música, creyendo que tendría una influencia civilizadora en los hombres. Presentó los jueves de las señoras, donde las mujeres podían acompañar a un caballero a la sala.
Sin embargo, los caballeros no necesariamente llevaban a sus esposas para pasar la noche. Las prostitutas iban de un lado a otro de los pasillos del auditorio alabando a los clientes, y las salas tenían una vulgar reputación.

Nuevos Music Hall

Inspirado por el éxito del Canterbury, las salas de música se abrieron por todo Londres. Estas salas tempranas incluyen el Oxford en la esquina de Oxford Street y Tottenham Court Road. En 1875 había 375 salas de música en el Gran Londres, lo que significaba que se requerían muchos más artistas.
A lo largo de la década de 1860 se hizo más común que las mujeres actuaran en las salas. Actuar era una forma de escape e independencia para las mujeres de la clase trabajadora. Muchas mujeres lograron, si no el estrellato, una vida decente en estas salas.
El canto y la canción cómica permanecieron en el corazón de las salas de música, pero poco a poco los actos aumentaron en diversidad. Se desarrollaron todo tipo de actos de especialidad ingeniosos y extraños.
Así fue como surgió el Music Hall, que posteriormente se extendió a todo el mundo y ha llegado a convertirse en lo que conocemos hoy. Aunque desgraciadamente, esta no es su época de más fama.